jueves, 19 de enero de 2017

Sin querer, los votantes le dieron la espalda


Pocas imágenes explican porqué mañana Trump va a ser el nuevo presidente de los EE.UU.

Sin proponérselo, ni los seguidores de Hillary ni el periodista de la CNN pudieron darse cuenta de que el rol que había jugado una red social como Facebook para que Obama llegara a ser presidente era clave para estas elecciones.


Todos los presentes se ubican, se aprietan, se corren para entrar en esas 4 pulgadas de pantalla, para estar digitalmente presentes en la web. No hay sujeto que apunte y visualice para crear la imagen. Uno se debe someter a las limitaciones de esa lente.

La tecnología impuso su condición de existencia del votante. Si estás en la web, sos. 


Y a pesar de todas las declaraciones excesivas, sin el apoyo de la mayoría de los medios de comunicación masiva, de líderes de opinión, hasta de miembros de su partido, Trump se instaló en la conciencia de muchos votantes que olvidaron las consecuencias de la última administración republicana.

Hay temas complejos que mezclan las identidades de minorías, temas de género (¿una presidente, un primer caballero?), los recortes de privilegios en pos de tratos mas igualitarios de salud, todo se jugó en las elecciones del 2016.

A mí nunca me gustó la palabra selfie. Me recuerda a selfish, que quiere decir egoísta. Y me parece que algo de eso hizo que un empresario estrella de la TV, cuya frase mas reconocida es "¡Estás despedido!" sea Presidente de la Primera Potencia del mundo.